domingo, febrero 19, 2006

mi sonrisa

apretada
con sabor dulce
aromas de antaños
de siembras tardías recojidas por manos laboriosas
de amarillos retoños
de marrones ojuelos
con aroma que despiertan al vecino
con aroma que abren los poros
con aroma que acompañan la mañana
con aroma que combinan con el pan
con aroma que acompañan una tarde
que quita la modorra
que oxigena la vista con fuerza de ánimo
así huele la sonrisa,
bueno, no siempre,
es que acabo de tomar café.

1 comentario:

Marcel dijo...

te pregunté el olor de tu sonrisa... y es aroma a café...
Aún me pregunto qué color tendrá tu voz...